¿Dudas? Escríbenos por Whatsapp

Tratamiento de la epicondilitis o codo de tenista

Se denomina epicondilalgia al problema clínico causado por la lesión de los músculos y tendones de la parte externa lateral del codo. También conocido como codo de tenista, esta patología se presenta como una inflamación y dolor de esta zona, que normalmente va acompañada con el desgarro parcial de las fibras tendinosas, encargadas de conectar el músculo con el hueso.

La epicondilitis suele producirse debido al uso reiterado del codo, que deriva en un sobreesfuerzo del tejido conectivo a este nivel. Es entonces cuando la contracción continuada de las fibras musculares del antebrazo sufre daños y pequeñas roturas, con una consecuente inflamación.

Otra de las causas del codo de tenista se refiere al mal uso de esta musculatura. La mayoría de las lesiones de esta patología se dan por el sobreesfuerzo del antebrazo en posiciones forzadas, como golpear la bola a contragolpe cargando la energía solo en el antebrazo o de un potente saque de smatch, en el que se carga todo el esfuerzo en los referidos tendones extensores del antebrazo. Así, el tejido blando encuentra problemas funcionales, produciéndose las consecuentes fracturas en las fibras tendinosas.

Esta lesión está muy asociada con la práctica del tenis, de ahí su nombre, aunque puede producirse mediante cualquier otro deporte o actividad que conlleve esfuerzos repetitivos, con o sin uso de raqueta, malos hábitos en la postura o el retorcimiento reiterado de la muñeca. Es una patología muy frecuente que no solo se da en tenistas sino también está muy asociada a los pintores, mecánicos, obreros o personas que están durante horas delante del ordenador manejando el ratón. Es una afección característica de la mediana edad, aunque los jóvenes también pueden padecerla. Los estudios señalan que predomina casi el doble en el sexo femenino, mientras que en el ámbito deportivo impera en los varones.

Los síntomas del codo de tenista se manifiestan al sujetar o agarrar objetos, falta de fuerza en la zona del antebrazo, dolor o sensibilidad en la parte externa del codo, al enderezar o levantar la muñeca y la mano y, concretamente, en los puntos donde se sitúan los tendones. Este dolor se hace aún más agudo cuando se levanta un objeto pesado.

No obstante, existe una serie de signos que dependen del tipo concreto de epicondilitis que se padezca, aunque los más frecuentes se deben a la inflamación y adherencia del tendón que se inserta en el epicondilo. En el caso de no tratarse, tiende a perder movilidad en el codo y a incapacitar a la persona afectada durante un largo tiempo.

Por ello, es muy importante prestar atención a los avisos iniciales, ya que en esta etapa se puede manejar mejor la lesión. Cuando se instaura puede durar hasta 6 meses o incluso más, pues el tejido tendinoso tarda mucho en restaurarse al completo.

No obstante, la recuperación del codo de tenista depende de muchos factores, como la edad o salud del paciente y, sobre todo, si ha tenido una lesión anterior o reciente. El tiempo de recuperación depende también de lo severa que haya sido la lesión: cuando se trata de una leve puede tardar únicamente unas semanas en recuperarse, mientras que una severa podría llegar a durar 6 semanas o más. Este problema, además, puede volver a ocurrir una vez mejorado. Por tanto, se recomienda dejar de realizar las actividades que causan el dolor hasta que el codo esté cicatrizado por completo. Si el paciente continúa realizando actividades que le causan dolor sus síntomas volverán a aparecer y la recuperación no podrá darse de forma definitiva.

Para aliviar esta lesión se recomienda reducir o suspender las actividades que ocasionan del dolor y evitar aquellas que lo empeoren. También se recomienda realizar estiramientos frecuentes y descansos a medida que realizamos una actividad deportiva para evitar forzar los tendones.

En FISIOMATALEÑAS se tratará de aliviar o eliminar el dolor y la inflamación mediante la aplicación de calor local, ultrasonidos, electroterapia, láser, técnicas de masaje, ondas de choque, realización de diversos ejercicios y otras técnicas que ayuden a paliar los daños del paciente.

Artículos relacionados
Si te ha parecido útil esta información, te invitamos a explorar más de nuestros recursos. Descubre artículos relacionados que pueden enriquecer tu conocimiento y ofrecerte nuevas perspectivas sobre el cuidado de tu salud. Sumérgete en una variedad de temas diseñados para apoyarte en tu camino hacia el bienestar
¿Qué patologías pueden solucionar los tratamientos de suelo pélvico?
¿Qué patologías pueden solucionar los tratamientos de suelo pélvico?
¿Qué patologías pueden solucionar los tratamientos de suelo pélvico?

Seguro que has oído hablar de los novedosos tratamientos de suelo pélvico pero ¿sabes qué problemas pueden solucionarse y prevenirse con este tipo de rehabilitación? No solamente se utilizan para la incontinencia...

5 motivos para ir al fisioterapeuta sin estar lesionado
5 motivos para ir al fisioterapeuta sin estar lesionado
5 motivos para ir al fisioterapeuta sin estar lesionado

Cada vez más es más conocida la actuación de los fisioterapeutas cuando ocurren lesiones deportivas. Es más, en la mayoría de los casos, la fisioterapia es un requisito necesario para...

Nacidos para correr: Corre descalzo
Nacidos para correr: Corre descalzo
Nacidos para correr: Corre descalzo

“Nacidos para correr”. Así de directo y contundente se presenta el título de uno de los mayores fenómenos literarios de los últimos años; un libro, el escrito por Christopher McDougall,...

Como correr y no lesionarse
Como correr y no lesionarse
Como correr y no lesionarse

En cada vez más estudios hay comparación entre corredores que aterrizan con el mediopié y corredores que aterrizan sobre el talón. Algunas de las conclusiones a las que se ha...